La Manga alcanza el 84 por ciento y experimenta la mayor subida, mientras que los alojamientos rurales del Valle del Guadalentín rozan el lleno

El mes de julio concluyó con una mayor ocupación hotelera en la Costa Cálida respecto a la registrada en 2022, cuando se situó en el 76 por ciento, frente al 80 por ciento de este año, debido fundamentalmente al aumento de 10 puntos en La Manga, que alcanzó el 84 por ciento de plazas ocupadas.

El Mar Menor fue la segunda zona del litoral con mayor afluencia de viajeros, concretamente con una ocupación del 77 por ciento, similar al pasado año, mientras Águilas consiguió en julio una ocupación del 75 por ciento y Mazarrón del 72 por ciento.

Según el sondeo realizado por la Consejería de Presidencia, Turismo, Cultura, Juventud, Deportes y Portavocía con datos recogidos de los empresarios, en las grandes ciudades la ocupación de las plazas hoteleras fue del 62 por ciento, esto es, similar al año pasado, con prácticamente los mismos registros en Murcia (62 por ciento) y Cartagena (61), por debajo de lo computado en Lorca-Puerto Lumbreras (64).

Por su parte, los balnearios registraron un 70 por ciento, mientras que destaca la ocupación de los alojamientos rurales en el Valle del Guadalentín, donde prácticamente rozaron el lleno (95 por ciento, 22 puntos más que en julio de 2022).

Por último, los cámpines también mejoraron su afluencia de turistas en julio respecto al mismo mes del año anterior. Aunque la ocupación en los ubicados en el interior fue inferior, en los de costa se incrementó ocho puntos, hasta alcanzar el 74 por ciento.

El consejero en funciones de Presidencia,Turismo, Cultura, Juventud, Deportes y Portavocía, Marcos Ortuño, valoró que estos resultados son “muy positivos y consecuencia, en gran medida, del esfuerzo de los empresarios del sector, cuyas previsiones se confirman casi al cien por cien, lo que nos permite consolidar mes a mes la recuperación de turistas que visitan la Región”.