Se ha detenido a 16 personas por los delitos de robo con violencia e intimidación, robo con fuerza, sustracción de vehículo, tráfico ilegal de personas, tráfico de drogas y de receptación

En los 17 registros domiciliarios practicados en el término municipal de Torre Pacheco, se ha incautado un revólver detonador con munición, 28 vehículos, armas blancas, 26.000 euros, 600 cajetillas de tabaco, joyas, herramientas, marihuana, éxtasis, guantes y pasamontañas

La investigación continúa abierta y podría alcanzar un total de 80 delitos esclarecidos

La Guardia Civil, en el marco de la operación Game Rol, ha desarticulado una organización criminal dedicada a cometer robos con violencia en establecimientos públicos y viviendas de la Comarca del Campo de Cartagena. En total se ha detenido a 16 personas por los delitos de robo con fuerza, robo con violencia e intimidación, sustracción de vehículo, tráfico ilegal de personas, tráfico de drogas y de receptación.

Los investigadores han realizado 17 registros domiciliarios en el término municipal de Torre Pachecho, en los cuales han incautado un revólver detonador con munición, 28 vehículos, armas blancas, 26.000 euros, 600 cajetillas de tabaco, joyas, herramientas, marihuana, éxtasis, guantes y pasamontañas.

La investigación continúa abierta ante las sospechas de la participación de los detenidos en un total 80 delitos.

Inicio de la operación Game Rol

Los agentes tuvieron conocimiento el pasado mes de agosto de una serie de robos cometidos en viviendas, salones de juego y estancos que, por su habitualidad, proximidad geográfica y modus operandi ponían de manifiesto la existencia de un experimentado grupo criminal.

El primer robo con violencia e intimidación tuvo lugar en un salón recreativo en Roldán, pedanía de Torre Pacheco. Los guardias civiles recuperaron una furgoneta robada que había sido abandonada en una zona rural después de cometer el asalto.

A partir de este robo, se sucedieron muchos más en farmacias, restaurantes, estancos, supermercados, empresa y viviendas, los cuales generaron alarma social entre los vecinos de la comarca.

Las inspecciones oculares practicadas determinaron que el objetivo primordial era el dinero en efectivo, llegando a sustraer las propias cajas registradoras y máquinas de tabaco, que eran abandonadas instantes después en zonas próximas.

La Guardia Civil estableció una serie de dispositivos de vigilancia en las zonas afectadas con el propósito de evitar futuros robos y detener a los sospechosos.

Asimismo los investigadores recopilaron imágenes de seguridad, testimonios de víctimas y análisis de la información obtenida. De esta forma se determinó el modus operandi, las ramificaciones de la supuesta banda y su núcleo principal, el cual se encontraba en las pedanías pachequeras de Roldán y Lo Ferro.

Detenciones y registros                                                                                        

El pasado día 7 de marzo los investigadores detuvieron a 11 personas y realizaron 15 registros en varios domicilios de Torre Pacheco, La Puebla-Cartagena y las pedanías de Roldán y Lo Ferro.

Al día siguiente los agentes detuvieron a otros cinco integrantes que se escondían en otros dos inmuebles de Roldán.

A dos de los detenidos se les atribuye además un delito de tráfico de personas, al realizar empadronamientos fraudulentos y favorecer la entrada irregular de migrantes, proporcionándoles transporte y alojamiento.

La Guardia Civil incautó un revólver con munición, un arma detonadora, 28 vehículos, armas blancas, 26.000 euros, 600 cajetillas de tabaco, joyas marihuana, éxtasis, guantes y pasamontañas.

La organización criminal estaba perfectamente jerarquizada, en la que cada miembro estaba especializado en una tarea específica. Antes de cometer los robos seleccionaban su objetivo, averiguaban las rutinas de los trabajadores, los horarios de mayor recaudación de los establecimientos y escogían las vías de escape. El líder seleccionaba a las personas más experimentadas en robos, de entre 20 a 35 años de edad, para cometerlos.

La investigación ha permitido constatar que los asaltos se cometían empleando generalmente vehículos robados días antes y actuando en grupos, de al menos cuatro personas, para asegurar el éxito de la operación.

Parte de la estructura criminal también se dedicaba a introducir los objetos robados en el mercado. Estas personas resultaban fundamentales para el grupo criminal ya que proporcionaban beneficios económicos escasos días después de cometer los robos.

Otra de las ramificaciones del grupo materializaba la venta de drogas al menudeo entre los propios miembros de la organización criminal.

La operación Game Rol continúa abierta y ha permitido la desarticulación de un grupo criminal cuyos 16 miembros han resultado detenidos como presuntos autores de los delitos de robo con violencia e intimidación, robo con fuerza, sustracción de vehículo, tráfico ilegal de personas, tráfico de drogas y de receptación.

Las diligencias y los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 7 de San Javier, el cual ha decretado el ingreso en prisión preventiva de 11 de los detenidos.

La investigación ha sido llevada a cabo por el equipo de Policía Judicial de la Comandancia de Murcia.