La Concejalía de Urbanismo, que dirige la vicealcaldesa Ana Belén Castejón, ha concedido la licencia preceptiva para que puedan comenzar las obras del nuevo gastromercado que el Grupo Zamora va a construir en el antiguo edificio de la Cámara de Comercio en el Paseo Alfonso XII.

Declaraciones vicealcaldesa Ana Belén Castejó

Los trabajos incluyen la remodelación del inmueble para dotarlo de los servicios necesarios de la nueva actividad, que se dividirán en un sótano, que albergará los locales de servicio y el almacén; la planta baja, donde estará el local principal, la cocina, la zona de mesas y puestos del mercado gastronómico y una tienda con expositores de productos alimenticios. En la primera planta se ubicará la sala para grandes celebraciones y una cocina para dar servicio a dicha sala.

“La fachada marítima de Cartagena es un privilegio para nuestra ciudad, con un gran potencial y queremos contribuir en todo lo que esté en nuestra mano para dotarla de vida y de actividad. Esta nueva iniciativa, unida al proyecto de los locales de restauración que hay en marcha en esta misma zona, contribuirán a mejorar tanto nuestra oferta turística, como gastronómica y, además, lo harán en un lugar excepcional”, ha afirmado la vicealcaldesa.

En la planta baja se creará una barra central para la preparación y servicio de comida con cocina de funcionamiento y cámaras anexas. Los 8 puestos que se han diseñado abastecerán de servicios complementarios a esa barra central se distribuyen principalmente en las fachadas, sur, este y oeste del mercado. Ademá, está proyectada una tienda en la esquina sureste. En la zona central del mercado se establecen las áreas comunes de estancia y degustación de lo que allí se prepare.

Los accesos principales del mercado se realizan por la fachadas este y oeste, complementándose con tres accesos más en los frentes este y sur. Desde el exterior, una escalera exenta vinculada al acceso principal comunica la planta baja con la planta de sótano y terraza.

Estas obras tienen un presupuesto de ejecución material de 878.753 euros y un plazo de finalización de 18 meses. Además, este nuevo proyecto gastronómico ya cuenta con la autorización necesaria por parte de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma.